e-conomia - Cine y Economía
 
Cine y economía.

Sicko: Pobres, enfermos y deprimidos.

Sicko es una película que nos da fuertes e impactantes lecciones sobre las posibilidades del sistema de salud, algo muy pertinente en Colombia en un momento en el que está en el tapete la corrupción en las empresas prestadoras de servicios de salud, los altos precios de intermediación que aplican en los medicamentos y los pobres resultados.

Sicko es un documental producido y dirigido por Michael Moore, un singular personaje de la sociedad estadounidense. Michael Moore, junto con Noam Chomsky, es uno de los críticos más severos de la forma de pensar y actuar de la clase dirigente de Estados Unidos. Es autor de “Estúpidos Hombres Blancos” donde resume su crítica a la élite estadounidense a través de una mirada al presidente Bush junior, un libro que además fue sometido a la censura.

Escuchar la version narrada:

En Estados Unidos se usa la palabra sicko para referirse a las personas enfermas (sick) y sicológicamente afectadas (psico). Moore lo usa para referirse a las personas que por no tener suficientes ingresos se quedan sin servicio de salud debido a los altos costos en un contexto en el que el servicio de salud está privatizado y las empresas aseguradoras de la salud les niegan la inscripción o, ya inscritos, eluden el pago de tales servicios.

Desde el punto de vista de la economía del desarrollo, Sicko muestra el gran contraste de que Estados Unidos sea la nación económicamente más poderosa y sin embargo 50 millones de sus ciudadanos no tienen acceso a los servicios de salud y viven en condiciones deplorables, aún si se comparan con países muy pobres del tercer mundo, como lo puede ser Honduras, un país que en Latinoamérica tiene un nivel de vida que no supera sino a Haití. Dice que un niño pobre nacido en Detroit tiene menos esperanza de vida que un niño de El Salvador. Pero Moore advierte que la película no se trata de todos estos desamparados, se trata de los 250 millones de ciudadanos que suponen que disfrutan del servicio de salud, a quienes mediante diversos trucos les niegan el pago de los costos del servicio y 18 mil personas mueren anualmente por enfermedades tratables.

Privatización, exclusión y elusión del servicio.

De acuerdo con lo expuesto por el documental el sistema opera de la siguiente manera:

    Primero: En Estados Unidos el servicio de salud está a cargo de empresas de seguros comerciales. El concepto de seguro comercial es muy diferente al de seguro social. En el seguro comercial se cobra una póliza en contraprestación de la oferta de un pago de monto limitado. Esto implica que el asegurado en caso de requerir que la empresa aseguradora pague el servicio de salud, esta empresa sólo está comprometida a pagar hasta el monto de la cobertura. Es decir, que si la enfermedad se prolonga o es intensiva en gastos, los fondos se acaban y el paciente queda desamparado.
    Segundo: Las empresas de seguros en Estados Unidos tienen el privilegio de seleccionar a los clientes de menores riesgos. Esto les permite reducir sus gastos negando el acceso al servicio a las personas que tienen un riesgo de enfermarse por encima del promedio. Por eso rechazan a los que sobrepasan la media como los obesos, los flacos, los altos, o los que previamente se han enfermado. La lista de las preexistencias es muy larga, lo que deja la idea de que la condición concreta es que no se haya enfermado nunca. Todo esto implica que los reciben a condición de que no haya posibilidad de que se enfermen.
    Tercero: Si la persona logra que las aseguradoras acepten inscribirlo, sobreviene una larga lista de excusas para no autorizarle el pago del servicio, excusas que pueden ser una enfermedad ocurrida con anterioridad y aparentemente relacionada con la enfermedad actual, o un tratamiento calificado como experimental. La película muestra que los aseguradores se dan la maña de relacionar cualquier cosa.
    Cuarto: Si el paciente logra que la aseguradora le apruebe el pago de un servicio médico, a continuación dedican un gran esfuerzo para buscar exhaustivamente una excusa para obligar al paciente a reembolsar el dinero pagado por la aseguradora. Dice un entrevistado que estuvo a cargo de esos asuntos, que el caso es investigado por las aseguradoras como si se tratara de un asesinato hasta que logran que el dinero sea devuelto.

Todos estos puntos implican que el objetivo del sistema de salud estadounidense es asegurar altos rendimientos a las empresas aseguradoras. La salud es tan sólo la disculpa para encontrar la fuente de ingresos que cumpla ampliamente ese objetivo. Estas aseguradoras, en particular durante el gobierno de George Bush hijo, se han convertido en empresas de gran rentabilidad, lo que contrasta fuertemente con las dificultades que pasan los “asegurados”.

Sistemas de salud a cargo del Estado

Moore compara el modelo gringo con el de otros países en los que la seguridad social está directamente a cargo del Estado. Si hay que da grima en ese documental es ver a los gringos desfilar con su carro ir hacia Canadá en busca de servicios de salud, que allá son universales y gratuitos, o llorando por el impacto que les causa recibir un tratamiento gratuito o medicina a bajísimo costo. La imagen es de unos pobres pidiendo limosna, algo dramáticamente gráfico.

En el documental Moore recorre los sistemas de salud de Canadá, Inglaterra y Francia, países desarrollados con excelentes servicios de salud. En Inglaterra le pregunta a médicos, pacientes y personal administrativo acerca de los costos de los servicios de salud, incluyendo aquellos que en Estados Unidos valen una verdadera fortuna, como son los traumas óseos. La respuesta de los entrevistados no puede ser más expresiva: todos se extrañan que les pregunten por el costo. A nadie se le ocurre que eso sea posible, no es posible que le cobren por atenderlo cuando está enfermo. Para colmo, Moore entrevista al cajero de un hospital. “Cashier” dice el letrero en lo alto de la ventanilla. “Con que aquí es donde se paga la cuenta”, le dice con algo de satisfacción Moore, asumiendo que es mentira lo del servicio totalmente gratis sin importar tipo de enfermedad o intervención, medicamentos o tiempo de permanencia. Pero para asombro de los cinéfilos la respuesta que da el cajero es que su función no es recibir dinero sino entregar lo que el paciente requiere para devolverse para la casa. El objetivo es que el dinero circule, le dice uno de los funcionarios. E ahí una de las claves, la circulación del dinero.

La demostración del nivel de seguridad social existente en Francia a través de la experiencia de los estadounidenses radicados allí llega a uno de los clímax vividos por Moore y los cinéfilos: el derecho a un amplio servicio de seguridad social universal, es decir para todos, por toda enfermedad, por el tiempo necesario, sin cobro alguno, con seguro por desempleo o por e incapacidades médicas y largas vacaciones, con asistentes sociales que ayudan al cuidado de los hijos y otras tareas domésticas. Para hacer más dramática la comparación con la pobreza del sistema gringo, hay quien llora por sentirse una privilegiada en Francia en contraste con la situación que viven sus padres en Estados Unidos.

La comparación final es con Cuba, un país pequeño, pobre, bloqueado y vilipendiado. Cuba, a pesar del intenso y persistente bloqueo a que lo tiene sometido Estados Unidos no sólo ha logrado un servicio de salud universal sino que lleva sus equipos y sus médicos a muchos lugares del mundo. Son frecuentes los celos de las élites locales que sienten la presencia de la ayuda cubana como una amenaza a sus formas de organización política, económica y social caracterizadas por el atraso y la desigualdad. A Cuba, invitados por Michael Moore, llegan los rescatistas del 9/11. Allí se enteran que casi en cada esquina hay un hospital y una droguería, que los servicios son gratuitos y que la medicina vale unas 2400 veces menos de lo que vale en Estados Unidos. Allí los atienden y algunos por fin reciben información sobre la enfermedad que padecen y además son tratados exitosamente.

Las causas del desastre

¿Cómo pudo ocurrir semejante desastre? ¿Cómo un país que se precia de tener la economía más poderosa de la tierra pudo llegar tan bajo? Podemos revisar las causas más obvias de acuerdo con la teoría económica convencional:

    Un argumento de rigor es el exceso de Estado ¿Se requiere más mercado y menos Estado? No. El modelo gringo es de empresas privadas. En los casos que el Estado interviene es para inyectarle recursos al sistema pero estos recursos son administrados por la empresa privada. Por contraste los modelos exitosos presentados en el documental son todos de prestación directa por el Estado, es decir, socializados como tanto temen las élites norteamericanas.
    Otra posibilidad es que los recursos sean escasos. ¿Le faltan recursos a Estados Unidos para dar un buen servicio de salud a sus ciudadanos? No, pues hay dos verdades de a puño que contradicen la posible falta de recursos.
    a. Estados Unidos es el país que más recursos destina a la salud. Para el año 2009 Estados Unidos gastó el 16,2% del PIB en salud en tanto que Francia gastó el 11,7% e Inglaterra el 9,3%. Para el 2009 el gasto percápita fue de U$7.410 en Estados Unidos en contraste con los U$503 que gastó Cuba. En Canadá, Inglaterra y Francia los gastos percápita en salud son aproximadamente la mitad que el de Estados Unidos: en todas partes donde hay servicio de salud universal el costo es menor y el servicio muy superior.
    b. en el documental se aclara que el servicio de salud universal fue establecido en Inglaterra cuando recién salían de la segunda guerra mundial en 1948. Un país con su economía destrozada pero en el que sus dirigentes se dieron cuenta que si habían sido capaces de armar un gran ejército para matar alemanes, bien podían hacer lo mismo dotando un gran ejército pero para sanar a sus compatriotas.
    La conclusión inicial es que el problema no es de recursos, pues hasta en situaciones desastrosas se puede establecer un buen sistema de salud, como es el caso de Inglaterra al terminar la segunda guerra mundial. También en países subdesarrollados y bloqueados como en el caso cubano.

¿Cuál es entonces la causa? De acuerdo con el documental la causa hay que buscarla, primero, en que la prestación del servicio se le entregó a una clase empresarial ambiciosa y sin escrúpulos, la cual dispone de los medios masivos de comunicación para manipular la opinión pública; segundo, porque la clase política de Estados Unidos es susceptible de ser comprada, y para comprarla existen poderosos y bien financiados grupos dedicados a hacer “lobby” en las instancias del Estado.

Los sistemas de salud exitosos no tienen la intermediación del sector privado, logran un mejor servicio y costos más bajos. Este hecho evidente es un mal indicador de los fines y prácticas del sector privado. En salud el sector privado enrolado en la salud ha demostrado de forma muy particular unos fines de lucro que, como el estupro, implica alguna forma de violación. Respecto a ellos tenía la razón Jesús cuando afirmaba que primero pasaría un camello por el ojo de una aguja que entrar un rico al Reino de los Cielos.

Lo terrible es que el sistema de salud colombiano cada vez se parece más al de Estados Unidos y menos al de Francia, Canadá e Inglaterra, o al de la bloqueada Cuba.